"No elegimos venir al mundo, pero tenemos derecho de elegir donde vivir la eternidad."
12
May2013

Espíritu Santo

“Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y fuerte y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y el SEÑOR está con él.” 1 Samuel 16:18

Fuerte: interiormente, incluso porque físicamente en ese momento era un muchacho.

Valiente: Enfrentaba todo.

Prudente en sus palabras: cauteloso, discreto, moderado y juicioso.

Hombre de guerra: su arma era la fe. Renunció a las armas del mundo (armadura).

David, hasta entonces, nunca había ido a la guerra. No tenía experiencia en la batalla.

¿Cómo puede una persona que nunca había estado en una guerra tener esas cualidades?

Respuesta: ESPÍRITU SANTO.

Observe que ellos buscaban simplemente a un tocador de harpas, ¡y mire lo que encontraron en un hombre!

Desde el principio de su llamado hasta los últimos días de su vida no consideraba suyos los bienes que poseía.

“Oh SEÑOR, Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a Tu santo nombre, de Tu mano es, y todo es Tuyo.
Yo sé, Dios mío, que Tú escudriñas los corazones, y que la rectitud Te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente Te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que Tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para Ti espontáneamente.”
1 Crónicas 29:16-17

Para David, su mayor tesoro era su fe.


Buscar
Idiomas

Bienvenido

Todos los domingos, miércoles y viernes un nuevo mensaje estará disponible aquí.


Facebook
On Line
RSS
Rss - Bispo Macedo
Twitter
www.bispomacedo.com.br - © Copyright 2014 - Obispo Macedo